A Bach le gustaba el Jazz pero no lo sabía

Como todo Dios que se precie, el Dios Bach está en todas partes porque tiene la potestad de la omnipresencia sonora. Un buen ejemplo de esa cualidad es la versión que Jacques Loussier nos regala de las maravillosas Variaciones Goldberg.

Cerrad los ojos, altavoces a un buen volumen y entregaos a la belleza reinterpretada por un genio del Jazz, esa compleja disciplina.

Esta entrada fue publicada en Bach y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s