Chucho y yo (Álbum Past light, William Ackerman)

Un rincón literario

Continua desde esta entrada anterior

43997887

Llamadme nostálgico, pero todavía hoy conservo uno de aquellos dispositivos que se bautizaron como Walkman (caminante, o algo así). Un lector portátil de cintas de cassette. Es una antigualla que viene de mis tiempos de informático, cuando, para inhibirme del ruido del entorno me ponía unos auriculares y alguna música suave. Era el único modo de concentrarme en la programación mientras a mi alrededor pululaban administrativas, contables, comerciales y jefecillos varios. También por esa época aparecieron unos sellos discográficos: ECM y Windham Hill. Ambos se caracterizaban, no solo por su contenido musical, sino también por la altísima calidad de sus grabaciones.  Y es de esa época y de esos sellos que todavía conservo algunas cintas.

Que porqué os he contado todo esto. Pues porque antes de sacar a Chucho de paseo, me he puesto mis auriculares, los he conectado a mi Walkman y he…

Ver la entrada original 732 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s