Música en “El ladrón de rostros”: Aviones plateados

Un rincón literario

Lugar en la novela:

[…]

Excusas y más excusas para seguir sintiéndose un macho alfa con harén en propiedad. Era tan ridícula la inseguridad masculina ¿Cómo decía la canción?, sí, todavía la recordaba: «Credenciales de posesión, qué tontería. Estos celos me han abrasao, no sé qué me creía». Preclara la visión de El Último de la fila. Cogió el portátil y se fue a buscarla en YouTube. Aviones plateados, si no recordaba mal. Acertó. Dio al botón y empezó a sonar:

Veo tu casa desde mi balcón
chimeneas y tu ropa al sol
aviones plateados rozando los tejados
vestido y en la cama vigilo tu ventana…

Volvió a su introspección, a esas preguntas que acostumbramos a hacernos cuando es demasiado tarde, ¿por qué no le llamó después, cuando ya estuvo sola? Se respondió que no le había llamado por miedo. Él estaba en una relación y ella en una especie…

Ver la entrada original 637 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s