La palabra entre el Arte

Haciendo click en el enlace accederéis al documento que agrupa todas las entradas relacionadas hasta ahora con “La palabra entre el Arte”.
Espero que os guste.

La palabra entre el Arte

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

De «OM» a «Amén», el sentido de la Música

EL SONIDO

LA PALABRA

Hubo un tiempo en el que se otorgaba un significado y una personalidad específica a cada una de las tonalidades[1] de nuestro sistema musical. Así sabemos que la música interpretada en la tonalidad de LA Mayor sonaba (o debía sonar): “Alegre, campestre, declaración de amor inocente, satisfacción, juventud, aplausos y creencia en Dios”.

Esto se ha demostrado completamente falso ya que la percepción musical depende de muchos más factores que los de la mera tonalidad. Pero sí que existe alguna cualidad sensorial en lo relativo a la nota LA. Veámoslo.

En los Vedas se encuentra una antigua sílaba sánscrita: “Aum”, que después se convertirá en la palabra sagrada “Hum” de los tibetanos; “Amin” de los musulmanes y “Amén” de los egipcios, griegos, romanos, judíos y cristianos. Ya para terminar, nos encontramos con la sílaba “OM”, cuya pronunciación, lenta y profunda provoca: primero, la vibración de la caja torácica en el sonido de la “O” y después la vibración del cráneo en el sonido de la “M”. Los lugares donde reside el corazón (sentimiento y alma) y el cerebro (razón y conocimiento). De ahí que el hinduismo hable de las bondades de su repetición y de su poder equilibrante y sanador.

Resulta que no es baladí esa afirmación. Este mantra, cantado, acostumbra a vibrar a unos 432 Hz, muy cerca de los 440 Hz de la nota LA 1 que se toma como unidad central de nuestra estructura musical en lo referente a la afinación. Sin olvidar que dicha frecuencia es matemáticamente coherente con los patrones de frecuencia vibratoria encontrados en el universo, la afinación del diapasón cósmico. También conocida como la frecuencia de la Paz.

Si en páginas anteriores hablábamos de Rumi y de cómo no hablaba de que los átomos del Universo vibran en una especie de música, ahora confirmamos que la vibración sonora, ese sencillo mecanismo por el que el aire ondula al paso de casa sonido, también nos puede reconvertir y cambiar por dentro.

Hace unos años, el malogrado Fernando Argenta, en un maravilloso programa radiofónico llamado “Clásicos Populares”, preguntó a los radio oyentes que definieran la Música. Una niña dio una de las respuestas más maravillosas que he escuchado jamás: “La Música es lo que siento cuando la escucho”.

BONUS


NOTAS:
[1]Tonalidad: Escala o sistema de sonidos que sirve de fundamento a una composición musical. Modo como organizamos los distintos sonidos a la hora de estructurar una composición musical.

 

Publicado en La palabra entre el Arte | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Joan Baez, la voz de todas las causas justas

El Periscopio

Nos dejamos melena como Joan Baez y Carole King, después. Larga, y morena sin duda. Rostros de adolescentes asombradas. Nos enamoramos de las canciones en inglés. Y de la arena imposible de los adoquines franceses, porque pedir lo imposible era precisamente ser realista. Supimos en la España constreñida, que el mundo era enorme y que abriríamos fronteras.

Eran los años 60, los 70, del siglo XX, cuando las canciones, algunas canciones, se llenaban de letras tan densas y apretadas que desbordaban la música. Joan Baez las cantaba en los Estados Unidos que poblaban las calles de protestas contra la guerra de Vietnam, contra toda injusticia y discriminación.

Joan Baez y Bob Dylan tuvieron un estreno mundial, por así decirlo, no literal, el 28 de agosto de 1963 en la Gran Marcha sobre  Washington que ha quedado para…

Ver la entrada original 881 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Mientras vivas, brilla…

Un rincón literario

En 1883 un inglés, un tal Sir W. M. Ramsay que andaba por Turquía, descubrió una columna griega, antigua. Tras analizarla la llevaron al museo de la ciudad de Esmirna para conservarla. Como los humanos no tenemos remedio, apenas habíamos tenido tiempo de olvidar las masacres de la primera guerra mundial, sucedió lo que se conoce como el Holocausto de Asia Menor, en la que la ciudad de Esmirna, lugar donde se encontraba la famosa columna, fue devastada, su población pasada a cuchillo y, como guinda del pastel, desapareció la famosa columna. Pero no termina aquí su viaje, ¡Que, va! Años después se encontró, más desgastada en su base y con la última línea de texto borrada, en casa de una buena mujer que la utilizaba para poner sobre ella una maceta con plantas. Recuperada de nuevo, se llevó al Museo Nacional de Dinamarca en Copenhague.

Esa columna de mármol…

Ver la entrada original 356 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La novena de Beethoven para coro y smartphones

Esto lo escribí hace unos años. Desde entonces decidí, y lo he cumplido, no volver a una sala de conciertos hasta que no se pongan inhibidores de teléfono celular en ellas o haya alguien que los requise a la entrada.[1]

Las cosas, lejos de ir a mejor, han ido a peor. El nivel general de estupidez se ha multiplicado por mucho hasta concluir, al menos como opinión personal, que somos un experimento fallido.

Esta dura decisión la tomé después de asistir al teatro La farándula, en Sabadell, provincia de Barcelona. Y un programa no dejaba lugar a dudas: la última sinfonía del sordo universal (con permiso de don Francisco de Goya), y ejecutada por una orquesta de contrastada solvencia, la Simfònica del Vallès. Debo reconocer que me hacía muchísima ilusión poder vivir toda su fuerza y su final sublime, ese himno a la Alegría que, a mí al menos, me abre los pulmones cuando la escucho. Qué mayor maravilla pues que disfrutarla en directo y sin nada que se interpusiera entre ella y mi oído.

Ahí residió mi error, en pensar que, igual que a mí o a mi pareja, a los demás también les gustaría “sentir” aquella la maravilla sonora. Pero lo mismo que sucede hoy en día cuando van al cine o a cualquier lugar, un importante número de criaturas allí presentes iban por otras dos razones antagónicas a las del resto:

  1. Dejar constancia de su presencia levantando las pantallas de sus teléfonos y fotografiando cualquier instante para, inmediatamente después y de manera ávida, colgar su momento sublime en su red social preferida. Henchidos de orgullo por creerse acreedores de un don especial al ir allí a molestar con la odiosa luminosidad de su móvil a los que nos encontrábamos detrás intentando una comunión imposible con la orquesta.
  2. Sustituir el sofá de casa sacando sus dispositivos móviles cada dos minutos al detectar cualquier vibración indicativa de la llegada de un WhatsApp, o al no percibir vibración alguna. Cualquier cosa que sustituyera la realidad maravillosa que representa una sala de conciertos por esa mini realidad impuesta de cinco pulgadas que nos introduce de forma irremediable en Matrix.

¿Es posible tal nivel de estupidez? Sí, por supuesto. Las pobres criatura que han entregado sus vida a su mundo de cinco pulgadas ya son incapaces de sentir nada que no sean las señales que reciben de su pequeñísimo mundo irreal. Ellos ya no son capaces de sentir respeto, ni por los demás ni por ellos mismos. Si así fuera no insultarían a los miembros de la orquesta, a los compositores y los que solo deseamos disfrutar del sonido.

Por eso pienso que deberían ser los gestores de las salas de concierto —y por extensión los de los cines o cualquier espacio que lo requiera— los garantes de ese respeto que se debe a la gran mayoría que todavía desearíamos poder disfrutar de la oscuridad y el recogimiento que esos espacios necesitan.

Mientras eso llega me quedaré en casa, con mis vinilos o cualquier otro dispositivo reproductor, e imaginaré que estoy allí, en lo que fueron las salas de concierto. Aunque, bien mirado, casi es mejor invertir en unas buenas cajas acústicas y disfrutar de Beethoven en el salón de casa, con las persianas a medio bajar y haciendo un viaje en el tiempo que me permita degustar grabaciones históricas de Bernstein, Karajan o recordar aquellos lejanos tiempos en los que ir a una sala de conciertos representaba una comunión sonora entre público, músicos, autor y música..

NOTAS:

[1] Hubo una honrosa excepción: asistí al concierto que dio King Crimson en Barcelona el 2018. En él estaban prohibidos los teléfonos. Hasta el punto de ver a un imbécil que sacó el suyo y en menos de un minuto tenía a dos armarios roperos cogiéndolo por el sobaco para echarle. MARAVILLOSO.

Publicado en Beethoben, Belleza, romanticismo, sensibilidad, tristeza | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Himno Aéreo. Autoduelo. Aviador Dro.

EL CAVALLER DEL CIGNE ciutadà valencià de nació catalana //*//

00:00 Himno Aéreo 06:31 La ciudad en movimiento 13:33 Cromosomas salvajes 19:00 El color de tus ojos al bailar 22:56 Aterriza en mi 26:43 Aelita 31:01 Autoduelo

Himno Aéreo. Aviador Dro

En 1979 alguien acuñó el término tecno-pop y se lo aplicó a un grupo singular: “El Aviador Dro y sus Obreros Especializados”. Toda una revolución tanto en las letras como en la música. Se iba perdiendo el miedo propio del terrorismo de estado de los 70 y se abrían nuevos horizontes tras las torturas habituales, la Masacre de Vitoria-Gazteiz en 1976 o la Matanza de los abogados laboralistas de Atocha en Madrid de 1977.

Los 80 marcaron el punto álgido musicalmente del fenómeno aunque también continuó durante más años. De hecho, Aviador Dro aún está en activo. Es curioso el tema de los gustos. Mis orígenes musicales son los cantautores y la música  clásica. La música comercial que ponían…

Ver la entrada original 856 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Catedral de las lágrimas

EL SONIDO

LA PALABRA

El título parece una premonición de todo aquello que proporcionan los dioses. Sobre todo aquellos que son resultado del monoteísmo: Sangre, odio, desprecio, castigo, límites, castración ideológica, doctrina, miedo, muerte, miseria… todo lo que aleja al ser humano de la Bondad, la Cooperación, el Bien común. Si uno tuviera que escoger al Maligno y nombrarlo de algún modo, le llamaría: Dios.
Luego está la infinita belleza del sonido. Esa vibración del aire, cuyo origen es la simplicidad de un principio físico, pero que nuestra percepción reconvierte en algo mucho más trascendente que lo real.
Igual es ahí donde reside la certeza de Dios. Igual eso que llamamos Dios no es la absurda y vomitiva invención del Hombre sino el resultado final de esos doce ladrillos y cuatro fuerzas que nacieron tras el Big Bang hasta construir este lugar finito e ilimitado que conocemos como Universo en que todo tiene cabida. Esa es mi Verdad.
Si me he de quedar con algo será con esto. Mi catedral de las lágrimas no vendrá de ningún dios vengador ni falsos mesías, ni siquiera a sus acólitos enfermos que solo persiguen infectar las almas puras de las buenas gentes.
Las lágrimas de mi catedral tendrán su origen en la absoluta belleza de las notas de Robert Fripp, de sus paisajes sonoros capaces de convertir en luz todas las moléculas de mi entorno y en el agradecimiento por poder percibir lo que ellas me regalan.

 

Publicado en king Crimson, Robert Fripp, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Frases y Test de lectura

 

L4 C4L1D4D D3 NU357R45 P3RC3PC10N35 D37RM1N4 C0M0 V3M05 3L MUND0.
C0M0 V3M05 3L MUND0 D37RM1N4 NU357R0 JU1C10.
NU357R0 JU1C10 D37RM1N4 CÓM0 1N73R4C7U4M05 C0N 3L MUND0.
CÓM0 1N73R4C7U4M05 C0N 3L MUND0 C4MB14 3L MUND0.
3RG0…
L4 C4L1D4D D3 NU357R45 P3RC3PC10N35 C4MB14 3L MUND0.

kingcrimsoninthecourtofthecrimsonking

(K1NG CR1M50N)

 

Publicado en Robert Fripp, sencillez | Etiquetado , , | Deja un comentario

Semana santa y juicios políticos

cristo_Rajoy

Nada ha cambiado a través del tiempo y la ignorancia.
En semana santa, ese tiempo absurdo en el que el catolicismo recicla una vez tras otra al objeto de sus beneficios, se cumple a rajatabla el pensar y actuar de la España de los fariseos.
Ya su biblia nos lo cuenta, cuando describe esa pasión y muerte del que dicen adorar:
Que el pueblo judío de entonces, manipulado por fundamentalistas y por gentuza que no iba a renunciar a su vergonzosa parcela de poder, prefirió perdonar al ladrón y condenar al revolucionario que negaba la unidad de Roma con su tierra. Y ahora, como entonces, la falsa España de los súbditos ultracatólicos, se dedica a manipular a los descendientes patrios de aquellos judíos bíblicos para que abracen al ladrón y condenen a quien solo les ofrece la posibilidad de elegir —eso que comúnmente se llama “Libertad”—.
Y es que la derecha fascista sabe de las bondades de señalar al enemigo conveniente, pues de ese modo el populacho aletargado perdonará a sus más de mil ladrones a cambio de las hermosas crucifixiones derivadas de una parodia de juicio. Tal y como le sucedió a su cristo.
Y es así que ahora, como entonces, todo sigue igual en esta España vacua, solo cambia la nomenclatura de las cosas. El populacho judío de antaño son los súbditos del Borbón de ahora; en vez de Poncio Pilatos tenemos a Pedro Sánchez o al presidente de turno; en lugar del sacerdote Anás tenemos a un tal Alberto y como sustituto de Caifás a un tal santiago, criaturas que dada su absoluta vacuidad humana aspiran a formar el nuevo Sanedrín; y los cánticos del “Crucifícale” son ahora los “A por ellos, oeee”.
Sí, es semana santa en la España triste, tiempo de rasgarse las vestiduras, pasear a los mil cristos, azotarse en público, desayunarse con eucaristías y hacer falsos ayunos atiborrándose de pescado y torrijas. Pero también es tiempo de cumplir a rajatabla con los preceptos de su religión aprovechándose de la bipolaridad de su dios. Y de ese modo, mientras ellos, dueños de una maldad manifiesta, se apropian del dios bondadoso del nuevo testamento, echan al dios vengador del antiguo testamento sobre quienes solo desean ser ciudadanos libres.

BONUS (los evangelios resumidos)

Después de atar a Jesús como si fuera un vulgar delincuente, se lo llevan a Anás, quien era el sumo sacerdote cuando Jesús era niño y dejó asombrados a los maestros en el templo (Lucas 2:42, 47). Algunos de los hijos de Anás también desempeñaron más tarde el papel de sumo sacerdote, y ahora es su yerno Caifás quien ocupa el puesto.
Mientras Jesús está en la casa de Anás, Caifás tiene tiempo para convocar al Sanedrín. Este tribunal, compuesto por 71 miembros, incluye al sumo sacerdote y a otros hombres que habían tenido ese cargo.
Anás interroga a Jesús “sobre sus discípulos y sobre lo que enseñaba”. Él simplemente le responde: “He hablado públicamente a todo el mundo. Siempre enseñé en las sinagogas y en el templo, donde todos los judíos se reúnen, y no dije nada en secreto. ¿Por qué me interrogas a mí? Interroga a quienes oyeron lo que les dije. Ellos saben bien lo que dije” (Juan 18:19-21).
Uno de los guardias que está de pie allí le da una bofetada a Jesús y lo reprende: “¿Así le contestas al sacerdote principal?”. Pero Jesús sabe que no ha hecho nada malo, por eso le responde: “Si he dicho algo malo, dime qué fue; pero, si lo que he dicho es cierto, ¿por qué me pegas?” (Juan 18:22, 23). Luego Anás hace que se lleven a Jesús ante su yerno Caifás.
A estas alturas ya están reunidos en la casa de Caifás todos los miembros del Sanedrín: el sumo sacerdote actual, los ancianos del pueblo y los escribas. Llevar a cabo un juicio como este en la noche de la Pascua va contra la ley, pero eso no los detiene; siguen adelante con su malvado plan.
Es muy difícil que este grupo tome una decisión imparcial. Después que resucitó a Lázaro, decidieron que Jesús debía morir (Juan 11:47-53). Y, pocos días antes, las autoridades religiosas tramaron un plan para atrapar a Jesús y matarlo (Mateo 26:3, 4). Está claro, Jesús ya está prácticamente condenado a muerte aun antes de que empiece el juicio.
Además de llevar a cabo esta reunión de manera ilegal, los sacerdotes principales y otros miembros del Sanedrín están buscando testigos que aporten pruebas falsas para montar una acusación contra Jesús. Encuentran a muchos, pero sus testimonios no coinciden. Al final, se presentan dos testigos que afirman: “Nosotros le oímos decir: ‘Yo derribaré este templo que fue hecho por la mano del hombre y en tres días levantaré otro que no estará hecho por la mano del hombre’” (Marcos 14:58). Sin embargo, ni siquiera las historias de estos dos testigos concuerdan del todo.
Caifás le pregunta a Jesús: “¿No respondes nada? ¿Qué hay de lo que estos hombres testifican contra ti?” (Marcos 14:60). Jesús se queda callado ante la acusación falsa montada con testimonios que no concuerdan. Entonces Caifás cambia de estrategia.
Él sabe que a los judíos les irrita que alguien afirme ser el Hijo de Dios. En ocasiones anteriores, cuando Jesús ha expresado que Dios es su Padre, los judíos han querido matarlo, alegando que estaba “haciéndose igual a Dios” (Juan 5:17, 18; 10:31-39). Caifás, consciente de lo que piensan, actúa con astucia y le manda a Jesús: “¡Te ordeno que nos digas bajo juramento delante del Dios vivo si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios!” (Mateo 26:63). Por supuesto, Jesús ha reconocido antes que su Padre es Dios (Juan 3:18; 5:25; 11:4). Y, si no lo admitiera ahora, podría dar a entender que él niega ser el Cristo y el Hijo de Dios. Así que responde: “Lo soy. Y ustedes verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del poder y viniendo con las nubes del cielo” (Marcos 14:62).
Al oír eso, Caifás se rasga sus vestiduras con un gesto dramático y exclama: “¡Ha blasfemado! ¿Para qué necesitamos más testigos? ¡Miren, ustedes acaban de oír la blasfemia! ¿Cuál es su opinión?”. Entonces el Sanedrín dicta la injusta sentencia: “¡Merece morir!” (Mateo 26:65, 66).
Ahora comienzan a burlarse de Jesús y a darle puñetazos. Otros le escupen en la cara y le dan bofetadas. Luego le cubren el rostro, lo abofetean de nuevo y le preguntan con sarcasmo: “¡Profetiza! ¿Quién es el que te pegó?” (Lucas 22:64). ¡Ahí está el propio Hijo de Dios sufriendo maltratos en un juicio nocturno completamente ilegal!

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Mendelssohn, el poeta jorobado (cuento infantil)

EL SONIDO

LA PALABRA

Mendelssohn, el poeta jorobado (cuento infantil)

Moses Mendelsohn, abuelo del famoso músico Félix Mendelsohn, nació pobre y judío. Para colmo la naturaleza le obsequió con una gran joroba que le afeaba mucho. Imaginaos la cantidad de problemas que eso debió causarle a lo largo de su vida, pues es sabido que muchas personas, llevadas por la ignorancia y el miedo de aquellos que son diferentes, se ríen de ellos y les insultan. Pero el señor Moses, a pesar de todos esos problemas, era un hombre digno, inteligente, buen poeta y afinador de pianos, lo que le convertía, además, en músico. Algo que, como veremos, tendría una importancia capital en su vida futura.
En su época, no olvidéis que hablamos de hace muchos años, la vida no era como en la actualidad. La gente que no tenía una posición social ni dinero, y ese es el caso de nuestro protagonista, no podía decidir con quien deseaba casarse, no había más posibilidad que aceptar lo que una casamentera pudiera organizar y la familia aceptase.
Pero claro, esto es un cuento, y en un cuento las cosas nunca pueden ser como son siempre. Entonces, ¿qué le sucedió a nuestro pobre poeta jorobado? Que se enamoró perdidamente de una joven, hija de uno de los judíos más ricos y famosos de la ciudad, y la mujer más hermosa que él había visto jamás.
Podéis imaginar al pobre Moses en la soledad de su habitación. Se pasaba las horas pensando en la imposibilidad de que aquella mujer llegara siquiera a fijarse en él. Soy pobre y además poco agraciado. ¿Cómo iba una mujer tan hermosa a fijarse en un ser como yo?, se repetía una y otra vez. Pero recordad que hemos dicho que era inteligente y que trabajaba como afinador de pianos. Pues bien, esos fueron los recursos que utilizó para, como mínimo, conseguir acercarse a su amada.
Se puso manos a la obra. Lo primero que hizo fue indagar cosas sobre ella y esas pesquisas le llevaron a enterarse de que había nacido un día después que él. Sabido esto se las apañó para conseguir que le llamaran de la casa y que fuera a afinar el piano que tenían. Una vez allí se las ingenió para que le invitaran a cenar, y ya en la cena empezó a manejar el hilo de la conversación hasta llevarla al tema del Destino y de cómo éste jugaba con la vida de las personas incluso a su pesar. Cuando todo estaba yendo según sus planes se dirigió a la familia y les dijo que le gustaría confesarles algo que jamás había contado a nadie. La familia, llena de curiosidad y embelesada por su maravillosa forma de hablar y expresarse —no olvidéis que además de culto e inteligente, también era poeta— le pidió que les contara aquel secreto. Mendelsohn se dispuso a explicar su secreto.
Fue como sigue:
«Hay algo que siempre he recordado como un sueño y tengo la certeza que se produjo antes incluso de que yo naciera. En ese recuerdo se me aparecía un ángel y me contaba como iba a ser yo en el futuro. Me decía que tendría suerte en la vida, que sería reconocido como poeta, que sería hermoso y que no me faltaría de nada. Yo, en esa especie de sueño, me sentía el ser más feliz de la tierra. Pero tras hablarme de mi futuro, me explicó que al día siguiente de mi llegada a este mundo nacería una mujer que tendría las mejores cualidades y que sería sumamente hermosa, pero pagaría un alto precio por ellas, habría de cargar con el peso de una fea joroba en su espalda que la marcaría para siempre ante los ojos de los demás. Imagínense, señores, lo que eso representaría para esa pobre muchacha. A mí me llenó de tristeza solo pensar por lo que debería pasar aquella pobre criatura. Fue entonces que me dirigí al ángel y le dije “no hagáis cargar con ese peso a esa hermosa criatura. Haced otra cosa, cargadme a mí con todo lo malo que ibais a otorgarle ella, que sea yo el portador de sus desgracias y que ella nazca perfecta.»
Resta decir que en los pueblos pequeños nacen pocos niños y la gente tiene conocimiento de todos los nacimientos que se producen, por esa razón la familia de la joven y ella misma, estaban al tanto de que quien les acababa de contar tan maravillosa historia había nacido un día antes que ella. Podéis imaginaros lo que representaron entonces sus palabras. De repente ella le miró de un modo totalmente distinto, cargado de ternura. Tanta, que a sus ojos desapareció la fea joroba y quedó lo que de hermoso tiene todo aquel que vive en el amor.
Sí, lector y lectora, la historia, a pesar de huir del cuento fácil de príncipes y princesas, termina del mismo modo: con la joven casándose con el poeta. Pero además de su bonito final, esta historia nos enseña también una gran lección a todos: que la belleza externa no es lo más importante, pues es efímera como las flores. Por encima de ella existe y prevalece una belleza mayor, la que se descubre a través de la inteligencia y la sensibilidad, pues de ellas nacen las mayores conquistas de la Humanidad.

Publicado en concierto, romanticismo | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario